Isabel Sharpe

Una apuesta peligrosa

Jack Fortunato no podía resistirse a aquel desafío: Unos amigos habían apostado a que no podría seducir a una mujer sencilla sosa tan rápidamente como conseguía a sus habituales bellezas. Poco se imaginaba que aquella mujer «sosa», Marsha, era la temible Heather Brannen disfrazada, una experta en menospreciar los ogros masculinos. Pero cuando Jack empezó a enamorarse de la aburrida y poco elegante Marsha, Heather se vio en un dilema... ¿cómo podía estar tan celosa de sí misma?
¿Dónde acabaría aquella apuesta?

0 comentarios:

Publicar un comentario