Sally Wentworth

Pasión en Madeira
 
Francesca Brodey estaba acostumbrada a conseguir sólo lo mejor. Pero por mucho que tuviera, seguía sintiendo un enorme vacío en su interior. Deseaba conocer a un hombre que la amara por lo que era y no por su dinero.
Sam Gallagher no era en absoluto su tipo: rudo, de una sinceridad hiriente, ¡sencillamente imposible! Desde luego, no se podía decir que estuviesen hechos el uno para el otro. Sin embargo, Francesca sabía que deseaba a Sam, y estaba acostumbrada a salirse siempre con la suya. Pero las cosas no le iban a resultar tan fáciles como creía…
 
 
**********oOo**********
 
 
Pasión por dinero
 
Chris Brodey podía conseguir cualquier mujer a la que mirase, y estaba mirando a Tiffany Dean, para una relación sin compromiso alguno. Para él, ella no era más que otra mujer interesada sólo en el dinero...
Tiffany no tenía dinero, ni trabajo, y ni siquiera la oportunidad de conseguirlos. Su última oportunidad dependía de colarse en la fiesta de los Brodey...
Chris estaba dispuesto a ofrecer a Tiffany su riqueza y prestigio, y a cambio ella haría lo que él quisiera. Pero Tiffany descubrió que una cosa era ser la posesión de un hombre y otra muy distinta, ser la posesión de alguien de quien estaba enamorada.
 
 
**********oOo**********
 
 
Ilusiones rotas
 
El día de su boda Kate pensó en lo maravilloso que era amar y ser amada. Como la esposa de Hugo, el resto de sus días prometían ser una bendición. Pero  Kate escuchó, sin querer, los planes horrendos que su esposo tenía para su futuro juntos... una venganza contra ella. Desesperada, herida y temerosa del extraño en que se había convertido su marido, huyó a Mallorca, para sanar las heridas de su corazón, en la tranquilidad de esa pequeña isla. Mas había olvidado el poder de Hugo y su férrea voluntad que lo movía para reclamarla como suya... ¡para bien o para mal!  
 
 
**********oOo**********
 
 
Espejismo en el mar
 
Alys y Titus mantuvieron un breve y apasionado romance. Aunque la relación nunca llegó a consolidarse, la joven nunca logró olvidar aquel primer amor.
Ahora, habían vuelto a encontrarse y Alys descubrió lo pequeño que puede ser un barco que cruza el Mediterráneo cuando viaja en él el hombre al que se desea evitar.
 

1 comentarios:

hola queria saber si tendrias las siguientes novelas,la ley de bristol de rose marie ferris, por siempre eden noelle berry mcue, nunca debimos amarnos de sally wentworth,buenisima la pagina, besos.

Publicar un comentario