Maggie Cox

En la cama con su jefe

Su jefe la quería en su cama.
Cuando Conall O’Brien encontró a Morgen McKenzie durmiendo en la oficina se puso furioso, convencido de que su empleada había estado de juerga.
Él no sabía que Morgen era una madre soltera que había estado toda la noche cuidando a su hija enferma. Cuando la relación profesional se hizo más íntima, Morgen le dejó claro que no quería una aventura.
Pero Conall estaba encaprichado de Morgen, y lo que para ella empezó como una cabezada en la oficina iba a convertirse en un sueño más placentero… ¡en la cama del jefe!


**********oOo**********

Intercambio de favores

La ejecutiva Sabrina Kendricks no creía ser de las que se convertían en esposas y madres... hasta que conoció al millonario argentino Javier D'Alessandro. De pronto se imaginaba compartiendo su vida con aquel guapísimo hombre... y en la tercera cita le pidió que se casara con él. Pero no se trataba de una locura de amor, Javier necesitaba casarse con una británica para poder adoptar a su sobrina huérfana. Sabrina tenía que repetirse una y otra vez que se trataba de un matrimonio de conveniencia.
El brillo que veía en sus ojos le decía que aquello era algo más que un matrimonio de conveniencia.


**********oOo**********

Pasión renovada

Cuando su despiadado y apasionado marido volvió a aparecer en su vida para pedirle el divorcio cinco años después de haber roto. Tara estaba dispuesta a concedérselo. Sabía que Mac Simmonsen había preferido el dinero y el éxito antes que a ella. Pero debía contarle lo que había ocurrido después de su marcha.
Mac se quedó de piedra al descubrir el secreto que Tara había guardado durante tanto tiempo... y Tara se sorprendió al comprobar que la deseaba más que nunca...

0 comentarios:

Publicar un comentario