Judith Stacy

Caravana de esposas

Jason Kruger era dueño de una explotación maderera, y no de un club de corazones solitarios. Pero Amanda Pierce, propietaria de una agencia matrimonial, llegó a su montaña para ofrecer a sus hombres la bendición de una esposa... ¡y para hacerle desear a él una vida con la que ni siquiera había querido soñar! 
¿Cómo podía haber terminado Amanda en un campamento de leñadores dirigido por un hombre tan testarudo? Si Jason Kruger no había sido quien escribió la carta que ella había recibido firmada con su nombre ¿quién lo había hecho? Y si de verdad no quería tenerla junto a él, ¿por qué tanto empeño en no dejarla marchar?

0 comentarios:

Publicar un comentario