Alice Sharpe

El calor de tu mirada


Cuando Megan Morrison, toda vestida de novia, buscó refugio en sus brazos, John Vermont le ofreció un techo, un trabajo para pagar sus gastos y un hombro sobre el que llorar... Megan estaba harta de que la gente intentase llevar las riendas de su vida, pero con John, un hombre fuerte, callado y de ojos brillantes como el acero, se sintió a salvo y aceptada tal cual era, aunque le habría gustado sentirse también amada. John decía que matrimonio no era para él, pero su mirada de deseo y sus besos daban a entender algo muy distinto...

0 comentarios:

Publicar un comentario