Kasey Michaels

Un intruso en el Edén

River James llevaba a los Colton en la sangre tanto como a sus ancestros indios. Había sido Joe Colton el que había sacado del infierno a aquel joven y le había dado el paraíso: un hogar, una familia y un futuro. Pero todo paraíso tiene su Eva. En ese caso era Sophie, la adorada hija de Joe. River estaba desconcertado por la increíble atracción que sentía por ella, así que hacía tiempo que había decidido que lo más conveniente era evitarla. Pero Sophie había regresado hecha toda una mujer y más bella que nunca... aunque detrás de esa belleza se escondía una enorme tristeza que River conocía demasiado bien. Estaba seguro de poder ayudarla, lo que no sabía era si después podría protegerla de él mismo.


**********oOo**********

Amor y odio

Josh Atkins había llegado a Prosperino para saciar su sed de venganza y sólo deseaba una cosa de Emily Blair: que pagara su pena. Si su hermano pequeño no se hubiera empeñado en proteger a la heredera de la familia Colton de las maquinaciones de su “tía”, quizá no habría muerto. Pero cuando sus palabras llenas de ira hicieron que Emily se alejara de la familia con la que acababa de reencontrarse, Josh supo que tenía que arreglar las cosas. Así fue como acabó a solas con ella en aquella rocosa colina. Y fue entonces cuando Josh descubrió lo estrecha que era la línea que separaba el desdén... del deseo.


**********oOo**********

Sangre comanche

El agente especial Jesse Colton había estado a punto de rechazar a la dulce y vulnerable Samantha Cosgrove. Y no porque dudase que fuera cierto lo que ella afirmaba: que su jefe estaba desvelando secretos de estado; sino porque aquella belleza rubia hacía que quisiera decir que sí... a cualquier cosa que ella deseara... Samantha habría querido que alguien la avisara de que el hombre que iba a hacerse pasar por su novio con el fin de protegerla era un tipo alto, guapo y sexy. Poco después se encontró con que los besos de Jesse la hacían desear que dejara de fingir y se comportara como un marido de verdad...

0 comentarios:

Publicar un comentario