Meagan McKinney

A corazón abierto

Él era arrogante y salvaje. Ella era su tormento y su tentación.
Con su actitud y su mirada arrebatadora, estaba claro que el ranchero Bruce Everett era un tipo peligroso, justo la clase de hombre de la que Melynda Clay había jurado alejarse. 
Había acudido a su rancho en busca de tranquilidad, así que caer rendida en sus brazos no figuraba en su agenda.
Jamás nadie había desatado el deseo de Bruce como lo hacía Lyndie. Por mucho que ella se obstinara en negar la atracción que había entre ellos, Bruce conseguiría hacerla suya, en cuerpo y alma...


**********oOo**********

Un jefe millonario

Seth Morgan era sofisticado sensual e increíblemente rico, por tanto, estaba completamente fuera del alcance de Kristen  Meadows. A pesar de que el guapísimo magnate la volvía loca, Kirsten sabía que no debía mezclar los negocios con el placer.
Un solo vistazo  a la bella Kirsten y Seth supo que quería ser algo más que su jefe. No sabía si lo había cautivado su reticencia  dejarse seducir, el caso era que se moría de ganas de llevarse a aquella mujer a la cama..., y el siempre conseguía lo que se proponía.

0 comentarios:

Publicar un comentario