Maris Soule

Cartas de amor

Shannon Powell buscaba el amor en los sitios equivocados. O al menos, eso era lo que decía su chófer, Clint Dawson. Pero ella no estaba buscando el amor; sólo había dicho que quería recibir cartas de amor para leerlas cuando fuera vieja. El hecho de que se lo dijera a una periodista, y de que fuera millonaria, no debería haber supuesto ningún problema.
Pero, de pronto, habían empezado a lloverle las cartas, una de ellas, de un hombre que se llamaba a sí mismo Cyrano. El era todo lo que siempre había soñado. De hecho, empezaba a parecerse a... bueno, a Clint, que, además de chófer, había decidido auto nombrarse su guardaespaldas. ¿Sería posible que, sin darse cuenta, Shannon hubiera tenido la perfección ante sus ojos todo ese tiempo?

0 comentarios:

Publicar un comentario