Marion Lennox

Amor en palacio

Tammy se sorprendió al descubrir que se había convertido en la tutora de su sobrino huérfano, Henry, que  algún día sería príncipe de un país europeo. Marc, el príncipe regente, quería que  fuera educado en la realeza ,y no estaba a acostumbrado a recibir  negativas. Pero Tammy una combativa australiana, no tenía tiempo para los títulos, y estaba decidida a  darle a su sobrino todo el amor que necesitaba... incluso si tenía que mudarse a palacio.
Pero mientras Tammy  y Marc se enfrentaban por el futuro del bebe, la pasión que nació entre ellos  se hizo imposible de resistir.
¡Estaba obligada a vivir con un príncipe!


**********oOo**********

En un lugar del corazón

A Luke Grey lo acababan de dejar al cuidado de una hermanastra que ni siquiera sabía que existiera. Un ejecutivo soltero como él no podía hacerse cargo de una niña tan pequeña, así que.. ¿a quién se lo podía pedir?
En el orfanato de Bay Beach llegó a un trato con Wendy Mather: ella cuidaría a la pequeña si él les proporcionaba un hogar donde pudiera cuidar también de otra niña. ¡La casa de Luke era perfecta para tal propósito! Siempre y cuando él no se acostumbrara a tener una familia tan perfecta...


**********oOo**********

Unos invitados muy especiales

Matt McKay creía tener la vida perfectamente planeada cuando decidió pedirle a su novia que se casara con él..., pero entonces se interpuso el destino. La irresistible Erin Douglas apareció en su camino... ¡con dos preciosos gemelos de la mano!
El impulso caballeroso de Matt tiró por la borda todo su futuro; de pronto, tenía una familia. Para su propia sorpresa, Matt no tardó en darse cuenta de que le gustaba ese tipo de vida y, sobre todo, le gustaba la mujer que había provocado todo aquello...


**********oOo**********

El hijo de la doctora

Siendo la única doctora de Bay Beach, Emily Mainwaring estaba demasiado ocupada para distracciones. Por desgracia para ella, se acercaban dos importantes: un bebé huérfano al que deseaba adoptar, y Jonas Lunn, un guapísimo cirujano de Sydney cuyo interés por ella no parecía meramente profesional. Emily tenía un dilema: si se casaba con Jonas podría adoptar al niño... Pero Jonas no parecía de los que se casaban. Además, ¿debía ella arriesgarse a enamorarse de un hombre apasionado como él que seguramente iba a desbaratarle su organizada vida?
De pronto había encontrado al marido y al hijo que tanto deseaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario