Margaret Callaghan

Como extraños

-La palabra perder no entra en mi vocabulario. 
Así hablaba Chase Banister, el sujeto que insistía en comprar la cabaña que Melanie había heredado. Parecía no importarle que ella no sólo fuera la dueña, sino que además adoraba la propiedad y estaba decidida a conservarla. ¿Cómo podía él hacerle eso cuando ya tenía bastantes problemas para subsistir y mantener al pequeño Ben? ¿Por qué no se iba y la dejaba en paz? Él no lo haría porque estaba acostumbrado a salirse con la suya...

0 comentarios:

Publicar un comentario