Gail Ranstrom

Justicia salvaje

El matrimonio, como el peligro, puede llegar cuando menos lo esperas
Lady Annica Sayles estaba empeñada en permanecer soltera, ya que pensaba que era la mejor manera de proteger su corazón. Sin embargo, el modo en el que su cuerpo respondía a la presencia de Tristan Sinclair, el huidizo conde de Auberville, lo hacía todo mucho más difícil, y acabó por arrastrarla a un mundo de intrigas y deseo que jamás habría imaginado.
Lord Auberville quería una mujer manejable que no hiciera demasiadas preguntas, pero se encontró con una joven independiente y con sus propios secretos. No obstante, Annica Sayles era la mujer perfecta para él, ya que compartía su lucha por la justicia... y despertaba sus necesidades más profundas.

0 comentarios:

Publicar un comentario