Day Leclaire

Los principios del amor

Madison no acostumbraba hablar de amor con desconocidos, pero encerrada en una ascensor durante horas y a oscuras, se encontró contando sus emociones más íntimas a Harry Jones. Cuando por fin los rescataron, no quedaba ningún secreto que desvelar entre ellos...
¿O quizá sí? De pronto, Maddy empezó a pensar que se acercaba su cumpleaños y que era posible que su familia, en su empeño por buscarle marido, le estuviera preparando a Harry como regalo perfecto. Si eso era cierto, ¿estaría él dispuesto a convertirse en un marido de regalo?, ¿y se rendiría ella ante tal ofrecimiento?


**********oOo**********

Una  esposa recuperada

Shayne Beaumont se vistió para el baile sabiendo que jamás encontraría a nadie como su ex marido. Habían pasado nueve años desde que su hermano Rafe la obligara a anular su matrimonio con Chaz Mcltyre, y no había vuelto a verlo. Chaz no tenía ni  idea de quien le había enviado la invitación, pero enseguida se fijo en una bella mujer enmascarada. Sólo que al final resultó se Shayne, su ex-esposa.
Los dos deseaban casarse  ¿pero perdonaría  Chaz alguna vez a Shayne?


**********oOo**********

Buscando un marido

Hanna Tyler estaba cansada de los intentos de su familia por emparejarla. Lo que tenía que hacer era encontrar un marido por sí misma!. Cuando una amiga le dio aquella entrada para ir al Baile de Cenicienta, Hanna decidió volver con un esposo. A prueba, claro!
Marc Salvatore había ido en busca de un contrato, no una novia. Pensaba que era imposible escoger una esposa en una sola noche. Se equivocaba: en el mismo instante en que vio a Hanna la quiso para sí..... Y a medianoche ya estaban casados!. Ahora tenía que convencer a Hanna que ese matrimonio podía durar toda la vida.


**********oOo**********

Una interesante proposición

A Penélope le gustaba ser práctica. Necesitaba un marido, de manera que decidió investigar al candidato más adecuado... ¡y proponerle que se casara con ella! Stefano Salvatore era perfecto, y su matrimonio supondría una fusión muy provechosa para las empresas de ambos. Sin duda, él estaría de acuerdo en que lo mejor que podían hacer era casarse.
Pero aquel apasionado italiano creía en el matrimonio por amor. Cuando Penélope entró en su despacho y le propuso que se casaran, pensó que estaba loca... y también que era adorable. ¡En realidad, sintió la tentación de tomarse en serio su propuesta!


**********oOo**********

Un candidato adecuado

Hutch Lonigan apenas tenía diez años, pero sabía exactamente lo que quería regalarse a su madre el día de su cumpleaños: ¡un hombre! Así que una mañana acudió a una agencia matrimonial de San Antonio, con sólo nueve dólares en el bolsillo, y exigió el mejor candidato disponible. 
A Ty Merrick, un discreto ranchero, le bastó mirar a Cassidy Lonigan para oír campanas de boda. Pero necesitaría mucho más que dulces palabras y besos para persuadir a esa testaruda mujer.

0 comentarios:

Publicar un comentario