Cathie Linz

Un hombre de palabra

Según Kate Bradley, los hombres guapos y temerarios no eran buenos maridos. Pero eso no le impedía fantasear con Striker Kozlowski, el marine a quien había adorado en secreto desde los diecisiete años. Ahora, tenía que asegurarse de que Striker cumpliera la voluntad de su abuelo... y de mantener ocultos sus verdaderos sentimientos. La intención de Striker no había sido volver a Texas ni que lo encerraran en una sala con una hermosa princesa de hielo que lo hacía sentirse como un recluta nervioso. Podía cumplir las misiones más peligrosas, pero ¿podría correr el mayor riesgo de todos... amando?
Los marines no eran su tipo... o al menos eso se decía a sí misma. 


**********oOo**********

Amor y honor

¿Cómo era posible que la promesa que le había hecho a un amigo lo hubiera llevado hasta el altar? 
El marine Ben Kozlowski no estaba del todo seguro, pero sabía que los maravillosos ojos castaños y la suave piel de Ellie Jensen tenían algo que ver con lo que le pasaba: cada vez que se acercaba a ella se le aceleraba el pulso. Desde el momento que la conoció había estado inventando cuentos de hadas para su hija y había sentido cómo se le derretía el corazón con su pequeña familia.
Aquélla se había convertido en la misión más arriesgada de su vida. ¿Se atrevería a bajar la guardia y rendirse al amor de Ellie y de su hija?


**********oOo**********

Misterios del corazón

¿De mujer de negocios... a ranchera?
Un master en Administración de Empresas no había preparado a la hermosa y culta Tracy Campbell para ser el ama de llaves en un rancho de Colorado. Al principio no creía que fuera muy duro... hasta que su ineptitud como cocinera se hizo manifiesta y descubrió el reto que suponía cuidar de unos gemelos que no querían una nueva madre. Descubrió además lo mucho que podía atraerla Zane Best, un ranchero sexy y testarudo, decidido a no relacionarse con mujeres de ciudad. Pero ni siquiera Zane podía negar la química que había entre ellos...


**********oOo**********

Fuego salvaje

Alta, rubia e indiferente era Amanda, la bibliotecaria del Colegio Deerfield. Por algo era conocida como "La Princesa de Hielo".
Todo estaba bajo su control, hasta que un delincuente prendió fuego el colegio y un detective incendió su corazón. Brady no parecía un investigador, pero nada escapaba a su aguda mirada, ni siquiera la glacial Amanda, quien desafió su voluntad desde el momento en que se conocieron.
Amanda se dio cuenta del peligro... y de su deseo. ¿Sería ese amor el final de sus temores, o era una pasión implacable que terminaría por destrozar su corazón?

0 comentarios:

Publicar un comentario