Wendy Rosnau

Reencuentro con la tentación
 
El la enseñó a besar, a hacer el amor, a amar... y después le partió el corazón. Por eso, si no hubiera sido por la herida de bala que tenía en el brazo, Margo no habría recurrido a él, ni se habría vuelto a encontrar en su casa y en su cama. Habría seguido odiando a Ryland Archard en lugar de odiarse a sí misma por desearlo de aquel modo. Ese hombre continuaba siendo demasiado mayor para ella, seguía teniendo una pistola en el cajón de su mesilla y el corazón de Margo en sus manos.


0 comentarios:

Publicar un comentario