Trish Morey

Amor y perlas
 
Cuando descubrió que había heredado casi la mitad del imperio Bastiani, Ruby Clemenger supo que su vida estaba a punto de complicarse,., sobre todo tras la llegada de Zane Bastiani, el hijo del fallecido dueño del millonario negocio de perlas.
Zane deseaba librarse de Ruby cuanto antes, pues pensaba que era la amante de su padre y, como buena cazafortunas, estaba seguro de que podría comprarla fácilmente. Pero Ruby no se vendía así como así, su precio era muy alto... incluso para un millonario. Al darse cuenta de que no podía pagar lo que ella pedía, Zane decidió convencerla,., a través de la seducción.
Decidió seducirla, pero entonces descubrió que ella era inocente... en todos los sentidos.
 
 
**********oOo**********
 
 
El amor no está en venta
 
Opal Clemenger estaba en la ruina y el único hombre que podía ayudarla era el despiadado magnate Dominic Silvagni. Domenic era increíblemente rico y creía que podía conseguirlo todo con dinero... incluyendo una mujer. Así que accedió a ayudar a Opal con la condición de que se casara con él. Opal no tenía otra alternativa que casarse con él, pero no esperaba que hubiera otra exigencia: que le diera un heredero...
Por fin se dio cuenta de que había algo que el dinero no podía comprar... el amor de su esposa.
 
 
**********oOo**********
 
 
El amante griego
 
Era el padre de su hijo... pero ahora era también su jefe.
Alexandra Hammond se había quedado destrozada al verse obligada a marcharse de Creta... estando embarazada de su amante griego. No había podido olvidar las noches que había compartido con Nick Santos, pero había empezado una nueva vida en Australia junto a su hijo...
Los años habían convertido a Nick en un tipo despiadado, pero al trabajar juntos la pasión que siempre había habido entre ellos había despertado. Alexandra sabía que no podría seguir manteniendo en secreto a su hijo, pero...
¿qué haría Nick cuando se enterara?
 
 
**********oOo**********
 
 
Amante misteriosa
 
Él la deseaba… Ella lo deseaba… Pero… ¿y el bebé?
Durante el baile de máscaras de su empresa, Damien DeLuca se quedó prendado de la misteriosa belleza junto a la que había compartido unas horas de pasión desenfrenada. ¿Pero quién sería aquella mujer?
Philly Summers no podía creer que hubiera tenido tan ardiente encuentro con su guapísimo jefe. Ella lo había reconocido inmediatamente, pues llevaba semanas invadiendo sus sueños. Pero Philly había decidido mantener su identidad en secreto… Hasta que descubrió que se había quedado embarazada.
 

0 comentarios:

Publicar un comentario